IRD, UNSCH y Agua – Andes realizaron Campaña en Bofedales

                                                   Por: Martín Leyva, Patricia Turcq y Mervin Becerra

Los ecosistemas tropicales de montaña son particularmente vulnerables al cambio climático. En los sistemas acuáticos andinos la evaporación, las precipitaciones reducidas y la degradación del medio ambiente de los principales reguladores de agua (humedales y permafrost), conducen a una creciente restricción de agua en estación seca. Los eventos extremos, tales como el aumento de la intensidad y frecuencia de las sequías, aumentan aún más la vulnerabilidad del sistema a los cambios climáticos actuales y futuros.

Con el objetivo de reconstruir el clima pasado y determinar el impacto de los cambios climáticos de los últimos milenios sobre el ambiente y en el almacenamiento de carbono, el 19 y 20 de abril, investigadores del Programa Agua – Andes realizaron una Campaña en bofedales de la región Ayacucho. El equipo de investigadores trabajó en colaboración con el Dr. Bruno Turcq y la Dra. Patricia Moreira Turcq, quienes son investigadores del Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD por sus siglas en francés), además contaron con la participación de los docentes Edwin Portal y Carlos Carrasco de la Facultad de Biología de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga (UNSCH), quienes vienen desarrollando trabajos de investigación biológica con estudiantes de la UNSCH (Fig. 1 y 2).

Dentro de las actividades de la campaña se recolectaron testigos sedimentarios de bofedales, los cuales serán sometidos a análisis de datación de 14C, descripción litológica, densidad aparente, contenido de agua, fluorescencia de Rayo X (composición química de los sedimentos), petrografía de la materia orgánica, concentración de materia orgánica, geoquímica orgánica: C%, N%, C/N con isótopos 13C y 15N (Fig. 3).

Así mismo, tomando en cuenta que los humedales altoandinos constituyen un mosaico de suelos que brindan diversos servicios ecosistémicos (como por ejemplo la regulación del agua) y estos suelos que se caracterizan por su alta susceptibilidad a la degradación, bajos niveles de fertilidad, marcada acidez, muy alta retención de humedad, escaso desarrollo genético y la baja temperatura edáfica, además de tener un relieve muy accidentado, vientos fuertes, heladas y alta nubosidad, lo convierte en un sistema complejo de mucho interés. Ya se ha reportado la importancia del almacenamiento de carbono en los suelos de los bofedales, pero desde un panorama general, por lo cual realizar estudios con una mayor precisión se convierte en una meta. Actualmente, se viene realizando la estimación de la cuantificación del contenido de carbono para determinar su variación vertical en los diferentes horizontes del suelo de los bofedales, y generar información para procesos de valoración de servicios ecosistémicos de bofedales. Bajo esa premisa, en esta campaña se exploraron 5 calicatas, recolectándose un total de 20 muestras, las cuales serán analizadas en Laboratorio, donde se evaluará su contenido de humedad, densidad aparente, porcentaje de fibra y porcentaje de carbono (Fig.4). Así mismo, se recolectaron especies biológicas, las cuáles serán analizadas en laboratorio y a partir de ello desarrollar biodindicadores en bofedales (Fig. 5).

Este trabajo conjunto permitió la interacción de estudiantes, investigadores nacionales e internacionales, para de esta manera desarrollar potenciales perfiles de investigación y establecer sinergias.

Añadir nuevo comentario